Archivo del Autor: Gela

Informe anual 2016

Blumenthal, Febrero de 2017.

Estimados amigos de los yanomami:

¡Misión cumplida, gracias!
Hemos logrado alcanzar las metas que nos propusimos en el año 2016 para con los indígenas yanomami en Venezuela y en Brasil las gracias al apoyo financiero de todos ustedes.
Al final del año pude entregar personalmente 15 valiosos radios de alta frecuencia con celdas solares y baterías a las tres organizaciones Yanomami: Kurikama, Hutukara y Horonami,. Esta vez no tuve dificultades con la aduana brasileña ni problemas con el ejército militar venezolano. Con estos equipos los yanomami podrán organizarse mejor en los pueblos retirados de la selva, así como demandar ayuda del extranjero en caso de peligro.

Salida en Blumenthal, con los radios de alta frecuencia.

Salida en Blumenthal, con los radios de alta frecuencia.

Existe una gran distancia por recorrer desde mi residencia en Blumenthal, en Schleswig-Holstein hasta llegar a territorio yanomami. En primer lugar tomé un vuelo con escala en Lisboa y Belém hasta la ciudad amazónica de Manaus. Allí compré plantas de energía solar y baterías para los radios de alta frecuencia. Continué navegando tres días sobre el Río Negro en una embarcación propia del Amazonas, para llevar tres radios de alta frecuencia hasta Santa Isabel. El viaje continuó en una canoa de aluminio por el río Marauia hasta la aldea yanomami Bichu Acu, donde la organización Kurikama estaba reunida en sesión.

Nuestro reencuentro con Anna Balester y todos los yanomami de las aldeas cercanas fue muy emotivo. En los días subsiguientes se discutió sobre variados problemas existentes en sus aldeas. Elevaron una queja ante la autoridad oficial de la salud indígena en Brasil, Sesai, debido a que en los ambulatorios no hay suficientes materiales, medicamentos y microscopios, además de que carecen de médicos y enfermeros.

Es mucho el dinero que se invierte en el suministro de medicinas mediante helicópteros y avionetas; no obstante, a menudo faltan los equipos y medicinas más importantes. Los yanomami exigieron transparencia a José Catalana, quien es el actual coordinador de las autoridades de la salud en Brasil. En lo sucesivo desean saber cómo y para qué son utilizados los fondos destinados al abastecimiento médico.

Los yanomami quieren seguir viviendo en su tradición.

Los yanomami quieren seguir viviendo en su tradición.

Los enfermeros y microscopistas yanomami solicitaron les sean impartidos más cursos de capacitación para el mejoramiento de su trabajo. A menudo se sienten inseguros al aplicar los tratamientos cuando se encuentran a solas con los pacientes en un dispensario.

También se discutió ampliamente sobre otro problema: el aumento de la población. Hoy en día viven en Brasil 24.000 indígenas yanomami, de los cuales 2.115 están en el Amazonas, en las riberas del río Marauia. El censo dio como resultado que el 75% de los yanomami tiene 30 años o menos, mientras que el 4% tiene entre 50 y 60. Esto quiere decir, que hoy en día hay fundamentalmente más jóvenes entre los yanomami. El crecimiento de las aldeas alrededor del río Marauia ha conducido a los jóvenes a cambiar de pareja con más frecuencia, así como también a que se acerquen entre sí las zonas de caza de las aldeas.

Otros temas que se discutieron fueron la evangelización de los yanomami por los misioneros Salesianos y la Organización Pro Arte. Fue en 1962 cuando los primeros Salesianos llegaron a territorio yanomami en las riberas del río Marauia para construir escuelas. Pero los yanomami no desean ser evangelizados ya que, debido a las diferencias de religión, las comunidades aldeanas tienden a dividirse y terminan rivalizando entre ellos mismos. Los yanomami tienen su propia religión desde hace milenios. En las escuelas debe impartirse la sabiduría espiritual y tradicional que ellos poseen.

Los Yanomami en su camino a la autodeterminación

Entrega de los radios de alta frecuencia.

Entrega de los radios de alta frecuencia.

Entre aplausos y gran alegría, ya al final de la reunión, hice entrega a los yanomami de los primeros 5 radios de alta frecuencia, con plantas de energía solar y baterías. Les expliqué que en Alemania muchos amigos de los yanomami hicieron donaciones para adquirir estos equipos y que niños en edad escolar organizaron actos de beneficencia. Asimismo, les conté que en Alemania actualmente hay muchos desplazados de Siria urgidos de auxilio, pues en su país se desató la guerra y todo les fue destruido. Los yanomami se mostraron muy interesados y afectados. Otávio, orador de los yanomami de Kurikama, expresó su gratitud en nombre de todos los yanomami a la vez que hizo entrega de una carta de agradecimiento para los amigos de los y anomami en Alemania. Me quedé impresionada de lo bien que habla el portugués.

Una sede para Kurikana

La casa para Kurikama debe ser restaurada.

La casa para Kurikama debe ser restaurada.

Desde hace muchos años permanece vacía la casa de las autoridades indígenas de protección Funai, ubicada a un lado de la aldea yanomami Bichu Acu. La sede de Funai ya no se encuentra a orillas del río Marauia, razón por la cual ahora los yanomami pueden erigirla en la suya para la organización yanomami Kurikama. Se necesita de un techo completamente nuevo, una planta de energía solar, un tanque de agua, la instalación de mesas, sillas, estantes y una computadora con impresora. La organización PGTA (Programa de Gestão Territorial e Ambiental das Terras Indígenas) aprobó un pequeño aporte financiero para este fin. Los yanomami desean comenzar con la remodelación a mediados de este año. Otávio anunció la posibilidad de que la compañía telefónica Embratel permita la instalación de la señal de Internet. Sería fantástico que esto funcionara, ya que así los yanomami del río Marauia estarían conectados con nosotros y con el mundo para solicitar ayuda en casos de emergencia.

Claudette Schuertz, coodinadora de las autoridades de salud.

Claudette Schuertz, coodinadora de las autoridades de salud.

Adriano, proveniente de la aldea Pukima Cachoeiro, personalmente me dio las gracias por un radio de alta frecuencia que había recibido de la coordinadora del Departamento de Sanidad en aquel entonces, Claudete Schuertz.

En su oficina de Boa Vista, le había mostrado a Claudete una entrevista que había hecho a Adriano en su aldea, en 2015, y que llevaba en mi pequeña laptop. Fue como si Adriano le hablara directamente a ella. Claudete se sintió personalmente conmovida y se ocupó de que Adriano recibiera la radio prometida desde hacía tanto tiempo, para el ambulatorio de su aldea.

Ecoturismo

Los yanomami de Maturaca, en la frontera con Venezuela donde se halla la montaña más alta de Brasil, el Pico de Neblina (3.100 m), se decidieron por la opción del ecoturismo. De esta manera quieren proteger el Parque Nacional de los buscadores de oro que destruyen la selva con su oficio, al tiempo que desean asegurarse un ingreso sustentable a través de las visitas guiadas a la montaña. El ecoturismo debe ser planteado a largo plazo y con el correspondiente desarrollo de las circunstancias de vida y exigencias de los yanomami.

Particularmente soy escéptica de este proyecto, ya que me temo que sólo pocos yanomami se beneficien monetariamente de este ecoturismo, perjudicando así el equilibrio social de la aldea.

Cursos de portugués y de educación política en Poraquequara

Anna Ballester con sus pupilos.

Anna Ballester con sus pupilos.

Tras el encuentro de Kurikama mi siguiente tarea fue visitar las clases de portugués de Anna Ballester en Poraquequara, a orillas del Río Marauia, donde permanecí por dos semanas. Los yanomami asistentes venían de Kona y sus conocimientos de portugués eran muy escasos. Anna siempre tenía que volver a explicar, en idioma yanomami, el significado de cada palabra que en el mundo yanomami no existe. Fueron en total cuatro cursos de portugués de varias semanas los que Anna Ballester impartió el año pasado, y otros cuatro los que organizó sobre educación política, un curso sobre video y uno sobre el cultivo de la miel de abejas.

Acciones de la milicia brasilera

Davi Kopenawa en la entrega de los equipos.

Davi Kopenawa en la entrega de los equipos.

En Octubre del año 2016 el ejército brasilero llevó a cabo la “Operación Curare VII”, para poner fin a los campamentos de buscadores de oro ubicados en territorio yanomami, en las riberas de los ríos Uraricuera y Mucajaí. Los militares lograron destruir 18 embarcaciones de trabajo, 6 generadores, 4 compresores y 8 bombas de agua. Uno de los buscadores de oro fue capturado. Con esta captura los Yanomami promueven que los mismos sean castigados no solo por su presencia ilegal en un reservorio yanomami, sino también por el destrozo que causan a la selva.
Más tarde, en mi largo camino en autobús hacia Caracas de varios días de duración, pude hacer un alto en Boa Vista para visitar la oficina de Hutukara, y entregar a Davi Kopenawa cinco radios de alta frecuencia con plantas de energía solar y baterías. Se contentó mucho por recibir este valioso apoyo e inmediatamente se lo mostró a Mauricio, quien es la persona encargada de instalar los equipos en las aldeas yanomami cercanas al Roraima.
La lucha de Davi Kopenawa por su pueblo lleva ya 30 años. Su más grande deseo es, según sus propias palabras: “Que un día nuestros niños se conviertan en maestros de nuestras aldeas, para que intercedan a favor de nuestros derechos, nuestras tierras, nuestra salud, nuestro idioma y nuestra cultura. Mi sueño es que un día, nosotros los yanomami podamos mostrar a los niños del mundo la importancia que tiene la naturaleza y el medio ambiente para Brasil y el mundo entero”.

Situación política en Venezuela

Los bajos precios del petróleo, la escasez de divisas y la gran malversación de la economía ha hundido al país en una profunda crisis de abastecimiento. Venezuela alcanzó, como nunca antes en su historia, un índice inflacionario de casi 800% el año pasado. El país que una vez fuera el más rico de Latinoamérica hoy en día se encuentra al borde de un precipicio. El celebrado proyecto de una nueva utopía izquierdista está más que fracasado, siendo el pueblo venezolano el más perjudicado, sobre todo la población indígena.

Sin embargo, a pesar de esta difícil situación de desabastecimiento en el país, los yanomami de Venezuela lograron invitar a los yanomami de Brasil a su Encuentro Binacional organizado cada 3 años, esta vez del 21 al 25 de Noviembre de 2016, en Puerto Ayacucho. Allí todos se favorecen del intercambio de experiencias en relación con el gobierno y con los buscadores de oro.

Entrega de los radios de alta frecuencia con el dr. Oscar (en el centro) y su equipo.

Entrega de los radios de alta frecuencia con el dr. Oscar (en el centro) y su equipo.

Córdova, el yanomami microscopista de Padamo, nuevamente expresó su gratitud por el microscopio que recibió el año pasado de parte de Yanomami-Hilfe. Con este microscopio puede reconocer a tiempo si alguien en la aldea está realmente enfermo de malaria o de tuberculosis. El año anterior murieron 15 yanomami en su aldea a quienes no se les detectó a tiempo la enfermedad.

Desde hace algunos años el joven doctor Oscar Noya Alarcón trabaja en el Instituto Tropical Caicet, ubicado en Puerto Ayacucho, para combatir la oncocercósis (ceguera de los ríos). Junto con su voluntarioso equipo logró despejar de maleza tres pistas de aterrizaje en territorio yanomami, con el fin de mejorar el suministro de las medicinas. Junto con los yanomami de Horonami, el dr. Oscar Noya Alarcón se encarga de instalar nuestros cinco radios de alta frecuencia en Haximu, Delgado Chalbaud, Momoi, Mavaquita y en Puerto Ayacucho.

Obituario

Hermana María Wachtler.

Hermana María Wachtler.

El 05 de Septiembre de 2016 falleció en Caracas la hermana Maria Wachtler. Tenía 81 años, provenía de Austria y era hermana de la Orden Salesiana Don Bosco. Por más de 50 años vivió con los yanomami en la Misión de Ocamo, donde mantenía una escuela y se ocupaba del abastecimiento médico básico de las aldeas a orillas del río Ocamo. Yanomami-Hilfe apoyó por años el trabajo de María Wachtler suministrándole medicamentos, mosquiteros y material escolar para la alfabetización de los yanomami. Siempre asumió que su tarea era proteger y preservar la cultura de los yanomami.

Yanomami-Hilfe tiene una nueva colaboradora

Nuestra nueva colaboradora Alba Rondón.

Nuestra nueva colaboradora Alba Rondón.

Mi asesora política en Venezuela desde hace muchos años, Alba Rondón, asumirá desde comienzos de este año la coordinación de nuestro trabajo en Venezuela. Alba es muy comprometida con la causa social, tiene un buen olfato diplomático para las negociaciones (de lo cual yo carezco), es muy confiable y siempre está de buen humor a pesar de la difícil situación en Venezuela. Ella será un factor de desarrollo para nuestro trabajo local con los yanomami. El mes entrante viajará a Puerto Ayacucho para apoyar a nuestra organización yanomami Horonami.

Trabajo público a través de las charlas

Entre las muchas charlas que dicté en 2016, algunas de ellas fueron particularmente especial:

  • Charla para el Ministerio de Relaciones Exteriores en Berlin, ante 800 médicos tropicales.
  • Charla en Ilsenburg, Harz, para médicos y trabajadores del Herzzentrum Leipzig (Centro Médico para el Corazón) en Wiesbaden, para el Segelclub Rheingau e.V (Club de Veleristas Rheingau).
  • Charla para el Rotary Club de Souillac, en Francia. Para esta presentación tuve que estudiar mucho vocabulario. ¡Ahora puedo dictar la charla sobre los yanomami en 5 idiomas: Alemán, Inglés, Español, Portugués y Francés!

Durante mi estancia con los yanomami en Venezuela hasta principios de Diciembre, mi colaborador Lennard Walden estuvo organizando las charlas escolares en Bavaria. ¡Fueron dos semanas ocupadísimas hasta poco antes de Navidad!

Agradecimiento

Luego de las charlas, muchas escuelas organizaron actividades en beneficio de los yanomami:

  • Venta de té del Liceo Julius-Echter, en Elsenfeld.
  • Venta de tortas de la Escuela Secundaria de Niñas Niedermünster, de Regensburg.
  • Campaña de donación del 6to. Grado de la Escuela Waldorf Prien, en Chiemsee.
  • Campaña de donación del 7mo. Grado E del Liceo Estadal Nordhorn.
  • Marcha solidaria de las escuelas Maria Ward, de Altoetting.
  • Venta de galletas y otras golosinas del 3er. Grado B de la Escuela Primaria Uchte.
  • Campaña de donación del 6to. Grado B de la Escuela de Enseñanza Media Großostheim.

Nuestra gratitud por el apoyo y las donaciones también va dirigida a:

25 años de la coral de iglesia “Yanomami”, de Rhynern, junto a la directora Beate Langenhorst.

25 años de la coral de iglesia “Yanomami”, de Rhynern, junto a la directora Beate Langenhorst.

Coral de Iglesia “Yanomami” de Rhynern; Eine Welt Kreis “Sankt Martin”, de Mehring; Limpopo e.V Berlin; Editorial TAC Aichach; Bonagera e.V Múnich; Rotary Club Souillac (Francia), GBB Gesellschaft für Betriebsmedizin, Berlin; Asociación Lebensraum Regenwald, de Roland Zeh; campaña de donación posterior a la charla en el Ministerio de Relaciones Exteriores, en Berlin.

También estamos agradecidos de todo corazón con quienes hacen donaciones particulares:

Alexander Mater, Angelika Heinsen, Christhard Kotte, Christiane Pieper, Constanze Grohmann, Dr. Udo Strauss, Ing. Hans-Florian Ott, Dr. Herbert Barthel y Marion Strauss-Barthel, Dr. Ingo Dahnert, Dr. Beate Ziethen, Gerd Haverkamp, Hans-Hinrich Kahrs, Helmut y Christa Gohlke, Henning Köhlert, Isa Gern, Justus Klebe, Lorena Weigert, Lucia Koschany, Linus Thomas Bartke, Marcus Pfeifer, Munna Thies, Stefan Kiehl, Ulrich Wand, Odontóloga Anne-Katrin, Roever-Plagmann.

Quiero dar un especial agradecimiento a los integrantes de Yanomami-Hilfe e.V. Con los aportes continuos que ustedes dan podemos llevar a cabo un plan certero en nuestro trabajo con los yanomami.

Nuestras próximas metas:

Christina con Morelia de Belgado.

Christina con Morelia de Belgado.

Yanomami-Hilfe e.V colaborará con los yanomami en la remodelación y construcción de la nueva sede de Kurikama.

Los yanomami de la región del Orinoco requieren de otros 20 radios de alta frecuencia, con plantas de energía solar y baterías. Mi objetivo es dotarlos cada año con cinco nuevos equipos.

Queremos seguir apoyando a Anna Ballester en su trabajo político, esto junto con la Organización Limpopo e.V., para que los yanomami se fortalezcan y sean cada vez más capaces de asumir por sí mismos el mantenimiento de su cultura.

A lo largo de los años en mi trabajo con los yanomami he tenido que volverme más serena y aprender a aceptar las cosas que no puedo cambiar por mí misma. Nuestro trabajo con los yanomami es incesante y confiable desde hace años. Gracias a sus tres organizaciones, los yanomami cada vez se vuelven más independientes. Saben apreciar nuestro apoyo y agradecen contar con amigos y socios confiables “en la lejana Alemania”.

Con el fin de seguir contando con el interés y apoyo de todos ustedes, les dedico mi más afectuoso agradecimiento con el lema:

Quien lucha, puede que pierda, pero quien no lucha, ya se ha dado por vencido.

Christina Haverkamp(f)

Informe anual 2015

Estimados amigos de los yanomami:
¡Increíble pero cierto!

Ya son 25 años de compromiso con los yanomami y 10 años de Yanomami-Hilfe e.V. Merecida razón para hacer una breve mirada retrospectiva a nuestro trabajo.

Conocí a los yanomami en el año 1990 mientras hacía una expedición con Rüdiger Nehberg. Desde ese entonces se han convertido en mis compañeros de vida.

Primer encuentro y “contacto” con los Yanomami, en 1990.

Primer encuentro y “contacto” con los Yanomami, en 1990.

Me siento muy agradecida de haber podido conocer en su originalidad a este alegre pueblo indígena y poder acompañarles en su camino hacia la autodeterminación. Cada año me voy a pasar por lo menos tres meses con ellos en las retiradas aldeas de la selva para visitar regularmente nuestros centros de salud en Ixima, Papiu y Mavaquita. Los mismos son renovados en la medida en que lo requieran y se les refresca con una mano de pintura.

En los últimos años hemos podido equipar las aldeas yanomami con microscopios, radios de alta frecuencia, mosquiteros, celdas solares, canoas de aluminio y motores fuera de borda, razón por la cual la situación de salud de los yanomami ha mejorado considerablemente. En los pueblos ubicados al margen del río Marauia ya casi no hay malaria. Sin embargo, si algún yanomami enfermara de malaria, inmediatamente recibiría  tratamiento médico para evitar que sea transmitida la enfermedad a través de los zancudos.

En nuestros tres ambulatorios trabajan, desde hace muchos años, indígenas yanomami formados en enfermería y manejo del microscopio. Desde el principio siempre han sido involucrados en la construcción de los dispensarios. Hoy en día puede verse que el trato que los yanomami dan a sus dispensarios es mucho más cuidadoso que antes, ya que es “su proyecto”. Desde el comienzo se ha puesto en práctica el concepto de sustentabilidad con el de “ayuda para autoayudarse”.

Nuestra “perla”, el centro de salud en Papiu Kayanaú.

Nuestra “perla”, el centro de salud en Papiu Kayanaú.

Anna Ballester, procedente de Francia, ha resultado ser desde hace 20 años una cumplidora compañera en la localidad y ha formado a muchos maestros de escuela yanomami. En nuestro centro educativo Poraquequara también se dedica a la formación de los yanomami como oradores políticos. Anna les enseña la estructura de la corrupción, cómo se va construyendo y cómo comienza de manera sutil.  Suele invitar a abogados que conocen la política del Estado y las leyes indígenas. Se dictan cursos educativos donde los yanomami aprenden sobre sus derechos, cómo representarlos y cómo organizarse. Hasta el momento existen tres organizaciones yanomami que se apoyan mutuamente: Hutukara y Kurikama en Brasil, y Horonami en Venezuela.

Pero, a pesar de este desarrollo positivo hacia la autodeterminación de los yanomami, también hubo retrocesos y problemas.

En Venezuela, obtener la cooperación de los militares resultó un imposible. La promesa de transportar material de construcción con un helicóptero hacia el dispensario en Delgado Chalbaud no se cumplió. En consecuencia, no hemos podido construir hasta ahora un ambulatorio en ese sector. 

Dos veces fui detenida arbitrariamente por la Policía Federal brasilera durante la construcción de uno de los ambulatorios. Y, luego de una visita a los yanomami en las riveras del Orinoco, fui capturada y amenazada por la milicia venezolana para amedrentarme. Toda ayuda a los yanomami que provenga del extranjero es, por así decirlo, no deseada.  
Desde hace algunos años los yanomami de Brasil reciben el subsidio familiar por hijo, al igual que muchas otras familias brasileras; los adultos mayores reciben una pequeña pensión. Es así como el dinero llega a las aldeas yanomami, lo cual implica que los yanomami tienen que aprender a lidiar con él. Lo primero que hacen es comprar ropa y alimentos occidentales como arroz, pasta y enlatados, perjudicando así el trabajo en sus huertos. Tuvo que pasar algún tiempo para que se dieran cuenta de que un pescado fresco atrapado por ellos mismos sabe mejor que las sardinas o atún en lata. Hoy en día ya saben que el mejor y más seguro abastecimiento de alimentos proviene de sus huertos, los mismos que ahora han vuelto a cuidar mejor.

 

Existen aldeas yanomami que no desean tener contacto alguno con el mundo exterior

Existen aldeas yanomami que no desean tener contacto alguno con el mundo exterior

Desarrollo de las aldeas yanomami
En la etnia yanomami se han desarrollado hasta ahora cuatro tipos de aldeas:

  1. Las ubicadas al borde de la selva con mucho contacto con nuestra así llamada civilización.
  2. Las que se ubican retiradas y con poco contacto con el mundo exterior, muchas veces sólo a través de un radio de alta frecuencia.
  3. Los yanomami que viven aislados sin contacto alguno con el mundo exterior.
  4. Hoy en día se ha desarrollado una interesante cuarta clase de aldea yanomami, la conformada por aquellos que ya tuvieron mucho contacto con la civilización, pero  reconocieron que no les sentó bien y voluntariamente se regresaron al aislamiento en la profundidad de la selva.

Conferencias sobre los yanomami en Alemania y el mundo

Finalmente logré pasar por la aduana de Caracas los importantes radios de alta frecuencia y microscopio.

Finalmente logré pasar por la aduana de Caracas los importantes radios de alta frecuencia y microscopio.

Desde hace más de 25 años me he dedicado a dictar charlas en escuelas, universidades, asociaciones, organizaciones protectoras del medio ambiente, organizaciones de campesinos y en Rotaryclubs, en Alemania y el mundo. El interés en los indígenas yanomami y la selva tropical sigue estando firme. El año pasado, luego de las charlas, muchas escuelas organizaron campañas de beneficencia en apoyo hacia nuestro proyecto.

Informe anual 2015

Im vergangenen Jahr war ich zweimal bei den Yanomami. Von der ersten Reise berichtete ich ausführlich im letzten Jahresbericht.

El año pasado estuve dos veces con los yanomami. En el informe anual pasado hay información extensa sobre el primer viaje.

Marcelo (a la derecha) alcanza a Davi Kopenawa el libro Wayamou.

Marcelo (a la derecha) alcanza a Davi Kopenawa el libro Wayamou.

En octubre, gracias a una carta de recomendación de la Embajada de Venezuela en Berlín, pude pasar por la aduana y llevar a los yanomami cinco radios de alta frecuencia y un valioso microscopio. Luego ellos mismos deciden unánimemente en qué aldeas quieren instalar los aparatos.

Así, al microscopio se le dio uso en el Instituto Tropical CAICET en Puerto Ayacucho, en el área de formación médica. Allí regularmente se imparten cursos de microscopio para los yanomami y otros indígenas. La venezolana Magda Magris dirige estos cursos dese hace muchos años.

En octubre del año 2015 tuvo lugar en Caracarana, en el norte de Brasil, en la frontera con Venezuela, un encuentro extraordinario entre los yanomami venezolanos y los brasileros. La reunión de este encuentro binacional fue larga, dado que los yanomami primero tuvieron que poner de lado sus propias rivalidades. Suelo explicarles desde hace mucho tiempo que el más grande enemigo viene de afuera, y que es importante que se organicen para poder mostrar una imagen unida y más fuerte. Fue así como en el encuentro, que tuvo una duración de  cinco días, se pusieron de acuerdo sobre sus futuras pretensiones y acciones conjuntas.

Los yanomami cazan con arco y flecha y luchan con laptops por sus derechos.

Los yanomami cazan con arco y flecha y luchan con laptops por sus derechos.

En otro orden de ideas, con la ayuda de los antropólogos Bruce Albert y Jose Kelly, los yanomami publicaron dos libros, uno sobre sus plantas medicinales y otro sobre discursos de bienvenida “Wayamou”, que contiene muchas metáforas poéticas. Con estos dos libros los yanomami quieren conservar su cultura para las próximas generaciones y hacerla accesible a otros.

El segundo encuentro de los yanomami de Kurikam tuvo lugar en Bichu Acu, en las cercanías del río Marauia, donde vive Anna Ballester. Allí se reunieron nuevamente, luego de un año,  los representantes de 13 aldeas yanomami. En esa oportunidad, en la Organización Secoya, en Santa Isabel, se acordó aprovechar una de las salas de reuniones para la organización. Entre los planes está el aprovisionamiento de una computadora con acceso a internet y una página web propia. Con el alcance mundial de la red los yanomami quieren lograr llamar la atención y hacer presión a escala internacional.

Después de la charla en Osterhofen, los alumnos querían ir a visitar a los yanomami.

Después de la charla en Osterhofen, los alumnos querían ir a visitar a los yanomami.

En diciembre del año pasado otra vez dicté charlas a diario en escuelas del estado de Baviera. Recibí invitaciones de directores de escuelas primarias, secundarias, liceos, de maestros de escuelas Waldorf y Maria-Ward. Con el paso del tiempo, los yanomami ya aparecen en casi todos los libros de texto escolares como representantes de un pueblo originario de la selva. Los niños en edad escolar muestran mucho interés y pueden emprender proyectos de cooperación en donde se presentan a sí mismos ante los yanomami, como por ejemplo ocurrió luego de una charla en la localidad de Osterhofen.

Nuestra asociación registrada Yanomami-Hilfe

Nuestra asociación Yanomami-Hilfe fue creada hace exactamente 10 años. Podrá ser pequeña, ¡pero es muy efectiva! Con los frecuentes aportes de ustedes, las donaciones on-line y aquellas que surgen al final de cada charla hemos podido apoyar a los yanomami y ser para ellos un amigo confiable. Nuestros ingresos y egresos son evaluados regularmente por la Delegación de Hacienda de Kiel-Nord y, en cada oportunidad, nos ha sido renovada la utilidad pública sin ningún tipo de objeción.

¿Cómo visualizamos nuestro futuro trabajo con los yanomami?

Nuestra intención es la de continuar promoviendo la autonomía de los yanomami y también seguir llevando radios de alta frecuencia a las aldeas más retiradas, para que todas estén en contacto recíproco y puedan solicitar ayuda en casos de peligro, como el generado por los buscadores de oro o por las epidemias. Actualmente ya hemos encargado 10 nuevos radios de alta frecuencia que llevaré a los yanomami de Brasil a comienzos de este año.

Entre otros planes para el futuro está construir un portal de donaciones para los yanomami en el sitio www.betterplace.org. Ojalá tengamos suerte y podamos recibir de esta manera más apoyo financiero.

Es mi deseo también trabajar más estrechamente con las autoridades gubernamentales de Alemania y de las localidades in situ. El 23 de abril de 2016 estaré en Berlín dictando una conferencia ante 1.000 médicos tropicales en el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Visita de Rüdiger Nehberg en mi apartamento en Blumenthal. Son muchas las expediciones que nos unen.

Visita de Rüdiger Nehberg en mi apartamento en Blumenthal. Son muchas las expediciones que nos unen.

Luego, para el verano, está programada una charla para la Embajada de Venezuela.

Conclusión

Es una dolorosa deducción tener que reconocer que la etnia yanomami aún sigue siendo amenazada y que la presión que se ejerce sobre sus tierras para explotar los últimos  recursos minerales que allí se encuentran jamás tendrá un fin. Los yanomami lo han entendido y saben que, en el largo plazo, tendrán que tomar las riendas de sus derechos. Queremos apoyar la iniciativa genuina de los yanomami tanto como se pueda y tanto como sea necesario.

Finalmente, palabras de “agradecimiento”

Hace un par de semanas recibí en Blumenthal la visita de mi viejo compañero de batallas, Rüdiger Nehberg. En ocasión de su octogésimo cumpleaños mi regalo fue un álbum con  fotografías de nuestras expediciones juntos. Sin él nunca hubiera conocido a los yanomami. ¡Gracias Rüdiger!

Anna es una persona de confianza y consejera de los yanomami desde hace muchos años.

Anna es una persona de confianza y consejera de los yanomami desde hace muchos años.

También deseo agradecer a mis  ex colaboradoras  en Yanomami-Hilfe e.V. Isa Gern y Heike Pries, y a las actuales Maren Doobe (administración), Gela Schmidt (mantenimiento de la página web) y a mi nuevo colaborador Lennard Walden (departamento yanomami). Sin ustedes no podría llevar a cabo el trabajo de la asociación.

El buen funcionamiento del trabajo yanomami en el Amazonas se lo debemos a Anna Ballester, quien intercede por ellos con voluntad y compromiso increíbles.

Donativos de otras asociaciones y organizaciones

Mi agradecimiento sincero está dirigido a:
SOS Regenwald, de Wels (Austria), Limpopo e.V., en  Berlín.
La Comunidad Pastoral Mehring y su grupo “Sankt Martin”, así como a la “Coral de la Iglesia Yanomami”, de Hamm.

Las mujeres yanomami también participan en las reuniones.

Las mujeres yanomami también participan en las reuniones.

Gracias a las generosas donaciones de la asociación “Lebensraum Regenwald” (Espacio de vida en la selva tropical) de Roland Zeh, de Nürnberg, pudimos adquirir 5 radios de alta frecuencia para la organización yanomami Hutukara. ¡Muchísimas gracias!

Un sentido agradecimiento también a nuestros fieles colaboradores de Yanomami-Hilfe e.V, quienes con sus aportes frecuentes apoyan nuestro trabajo constante. Vaya también nuestra gratitud a quienes hacen donaciones particulares y vía on-line, a través de nuestra página web.

A Monika Kienas, Gerd Haverkamp, Christhard Kotte, Kathrin Liedke, Hans Hinrich Kahrs, Elisabeth Albert, Frank Wiggert, Elena Ziesemer, Familia Günzler, Kathrin Scheven, Tom Avsic, Franz Rabenhofer, Karl Wenning de Editorial TAC, de Aichach, Christian Dohrn y Munna Thies de la Colombia francesa (!).

Los niños yanomami tienen un alma radiante y permanente buen humor.

Los niños yanomami tienen un alma radiante y permanente buen humor.

Campañas escolares a beneficio de los Yanomami

Fundación Escolar Maria-Ward, en Altötting (marcha solidaria), Escuela Hefner-Alteneck, en Aschaffenburg (venta de tortas), Escuela Secundaria Estatal Fridtjof-Nansen, en Munich (venta de tortas).

También agradezco de todo corazón a Alba Rondón, mi consejera en asuntos políticos en Venezuela, y a Evelyn Gutiérrez de Caracas, por la traducción al español de nuestra página web y nuestros informes.

También quiero enviar un especial agradecimiento a Marion Strauss-Barthel, quien desde hace años me presta su automóvil Panda -incluso en tiempos de nieve y hielo- para hacer el tour de charlas escolares en Baviera.

Y finalmente un caluroso agradecimiento a Jens Riepen, mi vecino y arrendador, por el alquiler ofensivamente barato que pago por mi habitación y por la oficina de los yanomami en nuestra vivienda compartida, en Blumenthal.

En la sencillez está la más grande perfección.

En la sencillez está la más grande perfección.

¡Muchas gracias! ¡Muito obrigada! ¡Vielen Dank! Totihi.

Sin el aporte de ustedes, todo el trabajo por los Yanomami sería imposible. Por favor, ¡sigan apoyándonos!

Deseándoles lo mejor, con todo mi cariño,
Christina Haverkamp

Horonami presentó solicitud de demarcación del hábitat y tierras del pueblo Yanomami

La solicitud fue presentada este jueves ante la Comisión Regional de Demarcación del Estado Amazonas

La solicitud fue presentada este jueves ante la Comisión Regional de Demarcación del Estado Amazonas

Grupo de Trabajo Socioambiental de la Amazonia – Wataniba
Puerto Ayacucho, 17 de marzo del 2016

En la mañana del jueves 17 de marzo la organización del pueblo Yanomami “Horonami Organización Yanomami” hizo entrega a la Comisión Regional de Demarcación del Estado Amazonas su solicitud de apertura de expediente de autodemarcación, tal como lo establece el artículo 119 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas y la Ley de Demarcación y Garantía del Hábitat y Tierras de los Pueblos Indígenas.

El Coordinador General de “Horonami”, Luis Shatiwë Ahiwei, acompañado por los miembros de la Junta Directiva de la Organización Yanomami, entregó la solicitud de demarcación a Uraima Pérez, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Regional de Demarcación del Hábitat y Tierras Indígenas del Estado Amazonas. En el evento estuvieron presentes las diferentes organizaciones indígenas de base del estado Amazonas que se encuentran agrupadas en la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de Amazonas (COIAM), así como también representantes de instituciones aliadas tanto públicas como privadas.

La entrega de la solicitud de demarcación constituye un hecho de gran relevancia para los pueblos indígenas y en especial para el pueblo Yanomami, ya que es el resultado de un trabajo sostenido de muchos años, donde las bases de la organización y las comunidades de manera colectiva, elaboraron mapas mentales, georeferenciaron su territorio y elaboraron censos, entre otros requisitos necesarios para solicitar el inicio del proceso de demarcación.

El otorgamiento de la demarcación representa para el pueblo Yanomami el logro del derecho humano a la tierra y la titularidad colectiva del territorio que ancestral y tradicionalmente ocupan, y que necesitan para desarrollar y garantizar su forma de vida. La demarcación representa para el pueblo Yanomami la protección de su territorio y la defensa de la vida.

horonami-2

horonami-3

Organizaciones Indígenas de Amazonas solicitan al Presidente Nicolás Maduro tomar medidas contra la minería ilegal en la región

4 de Abril de 2016

Las organizaciones indígenas del Estado Amazonas agrupadas en la Organización Regional de Pueblos Indígenas de Amazonas (ORPIA) y la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Amazonía Venezolana (COIAM), han solicitado al Presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, mediante comunicación escrita de fecha 04 de abril de 2016, adoptar medidas urgentes frente al grave y creciente problema de la minería ilegal en la Amazonía venezolana.

Las organizaciones señalan en su escrito que: “Estamos profundamente preocupados debido a la creciente ACTIVIDAD MINERA ILEGAL (minería de oro) en varias zonas del Estado Amazonas, la cual afecta a numerosos pueblos y comunidades indígenas de la región. Durante los últimos años (2014 – 2015 – 2016) se ha observado un incremento de la minería ilegal en los cauces de numerosos ríos y zonas de selva alta, incluyendo la utilización de máquinas motobombas y embarcaciones con máquinas chupadoras, que utilizan métodos de dragado de las aguas delos ríos para la extracción de oro. El resultado de esta actividad ilegal ha sido una evidente destrucción ambiental en zonas como el Parque Nacional Yapacana, y los ríos Orinoco, Atabapo, Guainía, Sipapo – Guayapo, Alto Cuao, Ocamo, Manapiare – Ventuari, Parucito – Majagua, Parú, Asita, Siapa y otros; contaminación de las aguas por presencia de mercurio y otras sustancias tóxicas, así como la alteración del ecosistema fluvial en general, incluyendo la vida de numerosos peces que son fuente de alimento para las comunidades indígenas ribereñas y las capitales de Municipios. En las áreas afectadas se observan impactos ambientales como deforestación de grandes cantidades de selva tropical, desviación del curso de las aguas de ríos y caños, procesos de sedimentación y la afectación de numerosos ecosistemas amazónicos. De esta situación hay numerosos informes y numerosa documentación en la Defensoría del Pueblo y en la Fiscalía del Estado Amazonas.”

Las organizaciones destacan que la actividad minera ilegal en todo el Estado Amazonas va acompañada de otras muchas ilegalidades, tales como el contrabando de productos nacionales, el tráfico de combustible, la prostitución, la delincuencia organizada, la entrada ilegal al territorio nacional de personas foráneas sobretodo de Colombia y Brasil, la presencia de grupos armados generadores de violencia y el tráfico de sustancias prohibidas por la ley. Todas estas actividades ilegales y en concreto la minería ilegal son hechos públicos ampliamente conocidos y difundidos por las comunidades y los medios de comunicación.

Las organizaciones señalan que esta situación la han presentado en varias oportunidades en mesas de diálogo con la Vicepresidencia de la República, el Ministerio de la Defensa, CECODENA, el Ministerio para los Pueblos Indígenas, la Fiscalía General de la República, la Defensoría del Pueblo, y las Comisiones de Defensa y Pueblos Indígenas de la Asamblea Nacional. También les preocupa que mientras el problema aumenta y se detectan nuevos focos mineros ilegales en toda la región, en muchos casos las autoridades del Estado venezolano no han logrado controlar efectivamente el problema de la actividad minera ilegal que afecta a nuestros pueblos y comunidades y a la población en general.

Es importante resaltar que en el Estado Amazonas hay numerosas ÁREAS PROTEGIDAS, como los Parques Nacionales YAPACANA, Parima Tapirapecó, Duida Marawaka, La Neblina; la Reserva de Biósfera Alto Orinoco Casiquiare; Zonas Protectoras, Reservas Forestales y Monumentos Naturales; y existe el Decreto Presidencial N° 269 del año 1989, que prohíbe la minería en todo el territorio de Amazonas.

En la solicitud se destaca que “Debido a la alta fragilidad ecológica de los ecosistemas amazónicos, y que en su mayoría nuestros hábitats y tierras no han sido demarcados como reconoce el artículo 119 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela; ratificamos que la vocación natural del Estado Amazonas deberá ser de preservación de recursos hídricos para el futuro del país, conservación de la diversidad biológica, y realización de actividades económicas sostenibles en la Amazonía (agroforestería, artesanía, silvicultura, agricultura cónsona con el ambiente -cacao orgánico-, pesca artesanal, ganadería bufalina no extensiva, apicultura y ecoturismo. Creemos que también se pueden promover fuentes alternativas de energía como la energía solar e hidroeléctrica a menor escala previo estudio de impacto ambiental.”

Las organizaciones indígenas insisten “Queremos hacer un llamado al Gobierno Nacional para que se tomen medidas efectivas que protejan la Amazonía venezolana de estos fuertes impactos ambientales y socioculturales. En este sentido, al expresar nuestra preocupación por la implementación del llamado Arco Minero del Orinoco, reconocemos como positivo que se haya excluido al Estado Amazonas de las actividades propias de esta política del Estado venezolano.”

Finalmente las organizaciones manifiestan la necesidad de sentarse con el Gobierno Nacional para dialogar sobre estos problemas, especialmente con la Presidencia de la República, a los efectos de que desde el Gobierno Nacional, se puedan coordinar acciones efectivas y medidas concretas que permitan controlar y erradicar la minería ilegal en Amazonas.